Recursos en espanol

El Valor de Estudiar en el Extranjero

El 76% de los estudiantes de UIW que se postulan para estudiar en el extranjero son de la comunidad latina. UIW Study Abroad se compromete a garantizar que nuestros estudiantes y sus familias se sientan cómodos y emocionados por estudiar en el extranjero.

Estudiar en otro país perfecciona el aprendizaje global, ya que permite que el estudiante salga de su zona de confort. Así mismo, lo incentiva a vivir nuevas experiencias al estar en contacto directo con una cultura y un sistema educativo diferente. Como resultado, estudiar en el extranjero nos enseña nuevas formas de pensar acerca del mundo. Gracias a esta experiencia, nuestros estudiantes aprenden a resolver problemas en contextos interculturales, y también desarrollan un conjunto de habilidades de pensamiento crítico. Además, estudiar en el extranjero es una de las mejores formas de ganar experiencia a nivel internacional, lo que constituye un componente cada vez más importante para el currículum de un graduado universitario.

Guía para padres sobre estudios en el extranjero

FAQs

Es probable que a los graduados universitarios del día de mañana les toque trabajar con gente procedente de lugares tan lejanos como Pekín y Bangalore, y también con personas de Boston o Boise. En todos los sectores, las empresas buscan, cada vez más, a trabajadores que cuenten tanto con habilidades técnicas y disciplinarias, como con competencias lingüísticas e interculturales. Aquellos que estén mejor preparados para sortear las nuevas realidades del mercado laboral tendrán más probabilidades de conseguir el puesto antes que los demás, y de ser exitosos. Si su estudiante está pensando en seguir una carrera relacionada con los negocios internacionales, la investigación o la diplomacia, es indispensable que cuente con experiencia global. Más allá del área que elija, su estudiante se beneficiará mediante el desarrollo de habilidades básicas, sobre todo, las que hacen a la comunicación, capacidad de análisis, competencia intercultural y flexibilidad. Esas habilidades constituyen los beneficios clave de estudiar en otro país. Durante la investigación que emprendimos para redactar la guía para estudiar en el extranjero, consultamos a docenas de profesionales que trabajan en empresas multinacionales y organizaciones globales acerca del valor de contar con estudios en el extranjero. La gran mayoría respondió que, si se presentaran dos postulantes con antecedentes similares, contratarían a aquel que haya estudiado en el extranjero. Para explicar por qué, mencionaron los siguientes atributos:

  • Conciencia intercultural, que es fundamental para trabajar en equipos diversos;
  • Capacidad para aportar habilidades de pensamiento global en cuestiones complejas;
  • Habilidades lingüísticas necesarias en un mundo plurilingüe, y
  • Predisposición para la movilidad global y experiencia en ella.

Si bien estudiar en cualquier país extranjero podía ser suficiente hace una década, actualmente, el lugar que elija su estudiante para ir a estudiar adquiere cada vez más importancia a la hora de destacarse ante las empresas. Dejar de lado a los países tradicionales de Europa occidental para inclinarse por China, Brasil, los Emiratos Árabes Unidos o la India puede ser un indicio de un mejor conocimiento de la creciente economía global, a la vez que ayuda a los adultos jóvenes a generar un enlace directo con los lugares hacia los que se están expandiendo las empresas en la actualidad. A pesar de que todos los países brindan experiencias de aprendizaje valiosas e interesantes para el mercado, los destinos no tradicionales suelen plantear mayores desafíos para los jóvenes estadounidenses, lo que puede intensificar la curva de aprendizaje.

De todas formas, cabe señalar que el hecho de que su estudiante estudie en el extranjero no significa que los posibles empleadores se fijarán solamente en la experiencia internacional y lo contratarán sin tener en cuenta otros antecedentes. La experiencia en el exterior suele desencadenar toda una serie de preguntas durante el proceso de entrevistas. Por lo tanto, su estudiante debe estar preparado para hablar del valor que representa haber estudiado en otro país. Las organizaciones querrán saber qué fue a hacer allí, qué aprendió, y cómo puede incorporar esa experiencia internacional a su tarea. Para aprovechar al máximo la experiencia fuera del país, su estudiante debe sumergirse todo lo posible en la cultura local. Si hace amigos en ese país, vive en una casa de familia, y experimenta cómo es vivir y estudiar en un entorno totalmente nuevo, logrará adquirir una visión diferente de la enseñanza, el aprendizaje, los trabajos y la tarea. Trabajar en estas diferencias y, por supuesto, aprender de los errores, preparará a su estudiante para desempeñarse con colegas, supervisores y clientes de diversos orígenes. Después de estudiar en el extranjero, la mayoría de los estudiantes jamás vuelve a contemplar su educación de la misma forma. Regresan a casa con un fortalecido interés en los logros académicos, y una pasión renovada por aprender. Estudiar en el extranjero dota al estudiante de habilidades prácticas relacionadas con la vida real que ningún salón de clases puede igualar.

(Guía para padres sobre estudios en el extranjero, P. 4-5)

Si bien estudiar en el extranjero no es barato, el costo no tiene por qué ser un impedimento. El costo de estudiar en otro país varía en gran medida según el tipo de programa y el lugar donde se lleve a cabo. También influyen en el costo la duración de la estadía y si la administración del programa está a cargo de una universidad o un organismo externo. No se puede negar que estudiar en un país extranjero suele ser más costoso que hacerlo en el campus del país de origen, motivo por el cual, muchos estudiantes lo consideran inaccesible. Sin embargo, es un error suponer que esto es así de antemano, o dar por sentado que la diferencia de costos es tan grande que estudiar en otro país resulta imposible. Algunos programas de estudios en el extranjero pueden costar menos que la matrícula y las cuotas que exige estudiar en un campus local, durante la misma cantidad de tiempo. Aliente a su estudiante a investigar sobre opciones de ayuda financiera, becas y subsidios, y a que compare los costos relacionados con la ubicación, la duración y el tipo de programa. Cuanto antes empiece a investigar, más opciones tendrá para comparar. Cabe aclarar que resulta imperativo que comience a consultar en su propia oficina de estudios en el extranjero, y que mantenga informados a sus representantes durante el proceso, incluso si decide optar por alternativas.

Toda la ayuda financiera que su estudiante reciba de la universidad se debe transferir al programa de estudios en el extranjero que dirija o esté asociado con esa institución, ya que la matrícula que pagará por estudiar en el exterior probablemente vaya directamente a la universidad del país de origen. Mientras que algunas instituciones también permiten al estudiante utilizar la ayuda financiera para programas no asociados, otras no. Además, el grado de ayuda dependerá del tipo de programa que elija el estudiante. No dé por sentado que cualquier ayuda que su estudiante esté recibiendo de la facultad se transferirá de forma automática: pídale a su estudiante que verifique que esto efectivamente ocurra en la oficina de ayuda financiera.

La ayuda financiera del gobierno se puede aplicar a cualquier programa, siempre y cuando se obtenga crédito y la institución local acepte los créditos transferidos. Solo tiene que indicarle a su estudiante que complete la Solicitud Gratuita de Ayuda del Gobierno para Estudiantes (FAFSA, por sus siglas en  inglés). Si su estudiante ya recibe ayuda del gobierno, por lo general, no se le pedirá que vuelva a postularse. Ocurre lo mismo en el caso de la financiación estatal, que varía según la facultad, así que no deje de verificar esta información.

(Guía para padres sobre estudios en el extranjero, P. 17-21)

Beca International Benjamin A. Gilman

Beca Gilman-McCain

Si bien los beneficios de estudiar en el extranjero son enormes, la idea de que un hijo viva en otro país puede poner nerviosos incluso a los padres más tranquilos. No se preocupe: las probabilidades de que su estudiante curse sus estudios en el extranjero de manera segura y sin incidentes están a su favor, independientemente del lugar de destino. De hecho, la mayoría de los estudiantes dicen sentirse más seguros en otro país que en Estados Unidos.

Aun así, viajar, estudiar y vivir en otro país conllevan una serie de riesgos inherentes, por lo que es necesario que su estudiante esté preparado. Es importante recordar que las malas personas están en todas partes, de modo que no existe el destino cien por ciento seguro, ya sea en otro país o dentro de Estados Unidos. Mientras que algunos delincuentes acechan a los turistas y estudiantes en particular, la gran mayoría de los problemas que tienen los estudiantes en el exterior son menores (robos comunes o enfermedades leves) o provocados por ellos mismos (beber en exceso o crisis económica a causa de una mala administración del dinero, por ejemplo). Incluso si a su estudiante no le preocupan en lo más mínimo los riesgos inherentes, debe tomar los recaudos necesarios para velar por su integridad personal. El sentido común y el buen criterio son los mejores aliados para mantenerse seguro en cualquier lugar del mundo. Por eso, una de las cosas más importantes que puede hacer por su estuediante consiste en asegurarse de que sea lo suficientemente maduro para estudiar en el extranjero, y que tome la experiencia con seriedad.

(Guía para padres sobre estudios en el extranjero, P. 27-35)

Asegúrese de que su estudiante tenga el pasaporte en regla, y según el país al que viaje, que tenga la visa. La mayoría de los países requieren que el pasaporte tenga una validez mínima de seis meses pasada la fecha del pasaje de regreso; en caso contrario, deberá renovarlo. Tramitar un pasaporte nuevo o renovar el anterior es más sencillo de lo que la gente cree. De todas maneras, se necesitan tiempo y dinero, además de que exige conseguir ciertos documentos, sobre todo una copia certificada de la partida de nacimiento. Para obtener instrucciones e información detallada sobre cómo tramitar o renovar el pasaporte, visite el sitio web del Departamento de Estado de EE. UU.

Nota: los padres también deberían contar con su pasaporte en regla, en caso de que tengan que viajar de urgencia.

(Guía para padres sobre estudios en el extranjero, P. 38)

Aplicar para un pasaporte

Antes de viajar, se recomienda que su estudiante se someta a un examen físico general y que se aplique todas las vacunas recomendadas u obligatorias. También debería hacerse cualquier arreglo dental pendiente antes de partir. Asegúrese de que lleve su historia clínica completa, todas las recetas que necesite, y un par de anteojos extra, según corresponda. Si bien su estudiante tendrá otra cobertura de salud mientras estudie en el exterior (muchos programas de estudios en el extranjero exigen que así sea), manténgalo como familiar dependiente en su póliza de seguro médico. Tenga en cuenta que, en muchos países, el paciente debe pagar por adelantado el costo de los servicios médicos; de lo contrario, se le negará el tratamiento. El sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ofrece información completa sobre salud y atención médica para viajeros, lo que abarca vacunas obligatorias, cómo mantenerse seguro en otro país, y las medidas que se pueden tomar si el viajero sufre alguna enfermedad o lesión.

(Guía para padres sobre estudios en el extranjero, P. 39)